Un Vistazo al regimen cambiario

Un vistazo al régimen cambiario

La historia de los regímenes cambiarios, o regímenes de intercambios de divisa, surge como una necesidad de poder controlar el comercio internacional, y lograr transacciones más efectivas. La deuda soberana, el Producto Interno Bruto (PIB), son algunos de los factores más importantes que determinan la volatilidad de una divisa.

La tasa de cambio se puede definir sencillamente como el precio de una divisa en relación a otra.

regimen-cambiario

Cuando varias naciones realizan comercio con múltiples divisas, la fluctuación en los precios de las mismas puede tanto impedir como promover el comercio, dependiendo finalmente de lo que los países busquen.

Como ya hemos explicado anteriormente, una divisa vale lo que los inversionistas estimen, y esto dependerá de la economía del país; pero también se puede influenciar por las políticas monetarias y fiscales de los países.  Hoy en día la mayoría de las políticas fiscales y económicas buscan ser un factor que incentive el comercio, la inversión extranjera, y finalmente el crecimiento económico (aunque existen casos en los que no es así).

En años recientes, surgió un nuevo concepto y fue el uso de una divisa en común entre varios países. El ejemplo más evidente es el euro, y este es quizá uno de los regímenes monetarios más fáciles de comprender. A continuación te explicamos otros regímenes o acuerdos que se pueden tomar respecto al valor de una divisa.

Regímenes de Divisa Fija

Cuando un país hace negocios internacionales, necesita adquirir una divisa foránea, por lo que es necesario que estas divisas tengan credibilidad, esta reside en cuestiones de la economía del país. Cabe señalar que no reside en la credibilidad crediticia de un país (esa que asignan instituciones como Moody’s), algunos ejemplos claros incluyen Panamá, El Salvador o Timor del Este.

Una de las divisas de mayor credibilidad es el dólar, y es por ello que esta divisa se suele usar como el principal intermediario para el comercio internacional.

Unión Monetaria

Diversos países manejan una divisa en común, lo cual facilita el comercio pues deja de ser necesario el adquirir divisas extranjeras (reduciendo gastos de comisiones). Sin embargo, las Uniones monetarias, como el euro, suelen tener una disparidad notoria entre la salud económica de diferentes países, basta con dar un vistazo a la situación económica actual de Grecia.

Currency Boad

Es un acuerdo mediado por una institución la cual opta por respaldar su divisa local por una extranjera.

Esto se ha dado en casos de territorios manejado económicamente por otros países, el caso más notorio es Hong Kong. La Hong Kong Monetary Authority (HKMA) posee reservas de dólares estadounidenses con los cuales respalda el valor del dólar de Hong Kong.

A diferencia de un banco nacional, la HKMA no posee funciones de préstamos.

Pactos de paridad (Target Zones)

Son acuerdos entre naciones para mantener la tasa de cambio dentro de un rango limitado (por lo general un +/- 2%). Para lograrlo es necesario un gran control monetario. Los ejemplos más notorios son la República Eslovaca y Siria.

Crawling peg (Pasivo o activo)

Dolares

Similares a los acuerdos de paridad mencionados anteriormente, estos buscan consolidar la paridad entre dos divisas cuando existe una gran diferencia económica entre los países. Cuando las tasas de inflación son muy diferentes, el cambio rápido significaría devaluar en dos dígitos porcentuales (o más) una divisa, lo que traería consecuencias devastadoras.

En su lugar se opta por devaluar una divisa durante un periodo más prolongado. Esto sucedió hacia los 90’s cuando México busco establecer un nuevo tipo de cambio respecto al dólar; y también ha sucedido en otros países como China e Irán.

Punto de flotación controlado (Dirty Float)

Es cuando la política monetaria de una nación busca al máximo manipular el valor de la divisa en relación a la de otros países. Esto puede hacerse de forma explícita, invitando a los países objetivos para que también tomen medidas.Esto sucede en países como Camboya y Ucrania, respecto al dólar estadounidense.

Otros ejemplos incluyen a Colombia y Singapur, respecto a una canasta de divisas locales.

Punto de flotación independiente (Floating Exchange)

Es el sistema más ampliamente usado.

Las divisas obedecen a  las leyes de oferta y demanda de una nación, los bancos centrales pueden hacer uso de sus reservas monetarias internacionales para regular su tipo de cambio ante diferentes escenarios. Este es el sistema empleado por Estados Unidos, Australia, Reino Unido, Japón y la mayor parte de las naciones.

Comenzar una Conversación

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *